La datación por radiocarbono y la arqueología

  • La datación por radiocarbono ha enriquecido la arqueología, la antropología, y muchas otras disciplinas.
  • El proceso de datación por radiocarbono se inicia con la medición del carbono-14, un isótopo débilmente radioactivo del carbono, y finaliza con la calibración de las fechas radiocarbónicas a años de calendario.
  • La relación entre la muestra y su contexto debe ser establecida antes de la datación radiocarbónica.
  • Los científicos de laboratorios de datación por radiocarbono y los arqueólogos deben coordinarse en el muestreo, el almacenamiento y otros temas para poder obtener un resultado relevante.
  • Los resultados de la datación por radiocarbono pueden ser “arqueológicamente inaceptables”.
datación por radiocarbono y la arqueología

La historia, la antropología, y la arqueología son tres áreas de conocimiento diferentes, pero estrechamente relacionadas, que sirven para que el ser humano entienda su presente, gracias a su pasado. Los historiadores pueden descubrir qué culturas prosperaron en diferentes regiones y cuándo desaparecieron. Los antropólogos pueden describir el carácter físico de un pueblo, su cultura, y sus relaciones sociales y ambientales. Los arqueólogos, por otro lado, proporcionan las pruebas de autenticidad de un objeto determinado o pueden desacreditar hallazgos históricos o antropológicos.

La arqueología, ha enriquecido, sin duda, la historia de la humanidad como ninguna otra ciencia. Hay una gran parte del pasado no escrito del hombre que la arqueología ha logrado desentrañar.

El estudio de los restos materiales de la vida y actividades pasadas puede no parecer importante o interesante para el ciudadano medio, a diferencia de las ciencias biológicas. Pero el afán de la arqueología por entender la humanidad, es un emprendimiento noble que va más allá de descubrir tesoros enterrados, la recopilación de información, y la datación de eventos. Es en el entendimiento de cuál fue la causa de que culturas pasadas dejaran de existir, que podría proporcionar la clave para asegurar que la historia no se repita.

Con los años, la arqueología ha descubierto información sobre culturas pasadas que hubieran sido desconocidas de no haber sido por la ayuda de tecnologías tales como la datación por radiocarbono, la dendrocronología, la datación arqueo magnética, la datación por fluoruro, la datación por luminiscencia, y la hidratación de obsidiana, entre otras. La datación por radiocarbono existe desde hace más de 50 años y ha revolucionado la arqueología. Hoy en día sigue siendo una técnica de gran alcance, confiable, y de amplia aplicación, que tiene un valor incalculable para los arqueólogos y otros científicos.

Concepto de datación por radiocarbono

El inestable y radioactivo carbono 14, llamado radiocarbono, es un isótopo natural del carbono. Cuando un ser vivo muere, deja de interactuar con la biosfera, y el carbono 14 en él, permanece sin ser afectado por la biosfera, pero naturalmente decae.

El decaimiento del carbono 14 lleva miles de años, y es esta maravilla de la naturaleza la que conforma la base de la datación por radiocarbono y hace que este análisis sea una poderosa herramienta para revelar el pasado.

El proceso de datación por radiocarbono comienza con el análisis del carbono 14 remanente en una muestra. La proporción de carbono 14 en la muestra examinada proporciona una indicación del tiempo transcurrido desde la muerte de la fuente de la muestra. Los resultados de la datación por radiocarbono son presentados en años sin calibrar BP (Antes del Presente, en inglés), donde BP se define como el año AD 1950. La calibración se realiza a continuación para transformar años BP en años calendario. Esta información puede luego relacionarse con fechas históricas verdaderas.

¿Es la datación radiocarbónica el método correcto?

Antes de decidir si la datación por radiocarbono es el método adecuado, un arqueólogo debe asegurarse de que los resultados de la datación por radiocarbono después de la calibración pueden proporcionar las respuestas necesarias a las preguntas arqueológicas formuladas. Debe considerarse la implicación de lo que está representado por la actividad de carbono 14 en una muestra.

La relación entre la muestra y el contexto no es siempre sencilla. La fecha de una muestra precede el contexto en el que es encontrada. Algunas muestras, como de la madera, ya dejaron de interactuar con la biosfera y tienen una edad aparente cuando mueren. Vincularla a la edad de los depósitos alrededor de la muestra no sería del todo correcto. También hay casos en los que la asociación entre la muestra y el depósito no es evidente o fácil de entender. Debe tenerse mucho cuidado al vincular un evento con el contexto y el contexto con la muestra a ser procesada por la datación por radiocarbono.

Un arqueólogo también debe asegurarse de que solamente se recolecten y daten las series útiles de muestras, y no todos los materiales orgánicos encontrados en el sitio de la excavación.

Relación entre los científicos del radiocarbono y los arqueólogos

Es importante que los científicos del radiocarbono y los arqueólogos se pongan de acuerdo en la estrategia de muestreo antes de comenzar la excavación para que tanto tiempo, esfuerzo y recursos no sean desperdiciados y para que se produzcan resultados significativos en el proceso de datación por carbono.

Debe enfatizarse que los arqueólogos necesitan interactuar con los laboratorios de radiocarbono antes de la excavación debido a varios factores.

a. Tipo de muestra, tamaño y embalaje

Los laboratorios tienen limitaciones en términos de las muestras que pueden procesar para su datación por radiocarbono. Algunos laboratorios, por ejemplo, no datan carbonatos.

Los laboratorios también deben ser consultados en cuanto a la cantidad requerida de muestra que idealmente quieren procesar, así como sus preferencias de ciertas muestras para la datación. Algunos laboratorios aceptan madera saturada de agua, mientras que otros prefieren que esté seca en el momento de la presentación.

b. La recolección de muestras

Las muestras no deben ser contaminadas durante la recolección y el almacenamiento, por lo que hay que evitar el contacto con hidrocarburos, pegamento, biocidas, polietileno glicol, o acetato de polivinilo. Otros contaminantes potenciales incluyen papel, cartón, algodón, hilo, y ceniza de cigarro.

c. Almacenamiento de las muestras

Las muestras deben ser almacenadas en materiales de embalaje que las protejan durante el transporte e incluso durante almacenamientos prolongados. Las etiquetas de los envases no deben despegarse o borrarse fácilmente.

Los envases de vidrio pueden utilizarse para almacenar muestras para datación por radiocarbono, pero son susceptibles a la rotura y pueden ser poco prácticos cuando se trata de muestras grandes. Los envases de aluminio con tapas de rosca son seguros, pero aun así es mejor consultar al laboratorio qué envases son los más adecuados para cada tipo de muestra.

d. Errores y calibración

Se recomienda que los arqueólogos, o cualquier cliente en general, pregunten al laboratorio si los resultados tienen errores sistemáticos o al azar. También deben pedir detalles sobre la calibración utilizada para conversión de años BP a años de calendario.

e. Costo

Aclarar los costos involucrados en la datación por radiocarbono de muestras. Algunos laboratorios cobran más por muestras que no procesan regularmente.

f. Escala de tiempo

La datación por radiocarbono lleva tiempo, y los laboratorios a menudo tienen listas de espera, por lo que este factor debe ser considerado.

g. Identificación de la muestra

El proceso de datación por carbono es destructivo y los laboratorios suelen aconsejar a sus clientes con respecto a la identificación de la muestra o el etiquetado. Sin embargo, es responsabilidad de los clientes asegurarse de que todas las muestras para la datación por radiocarbono han sido etiquetadas correctamente antes de comenzar las pruebas.

h. Tipos de contaminantes

La comunicación con los clientes también da a los laboratorios una idea de los posibles tipos de contaminantes en el sitio de la excavación. Conociendo el tipo de contaminante también da a los científicos de radiocarbono una idea de los métodos de tratamientos previos que se deben hacer antes de empezar la datación por carbono.

i. Edad esperada de la muestra

Los laboratorios preguntan a los clientes la edad esperada de las muestras presentadas para datación por radiocarbono para estar seguros de que se evita la contaminación cruzada durante el procesamiento de la muestra y que ninguna muestra de edad considerable (más de 10.000 años) debe seguir a las modernas.

Los laboratorios también quieren evitar el procesamiento por datación por carbono de muestras que van a producir grandes intervalos de calendario. Los resultados de datación por radiocarbono no tienen un valor relevante si la curva de calibración es efectivamente plana y todos los eventos de calendario en el periodo producirán aproximadamente la misma edad radiocarbónica.

Resultados de la datación por radiocarbono

La interpretación de los resultados de la datación por radiocarbono no es sencilla y, a veces, los arqueólogos consideran los resultados de datación carbono 14 “arqueológicamente inaceptables”. En estos casos, el arqueólogo rechaza el resultado de la datación por radiocarbono después de la evaluación de la cronología del sitio de la excavación.

Existen muchas razones por las que lo resultados de la datación por radiocarbono se consideran “inaceptables”. Puede ser que haya un problema subyacente de sedimentación, o una contaminación inesperada, o incluso un problema de laboratorio. En cualquiera de los casos, todavía vale la pena considerar cuidadosamente por qué los resultados de la datación por radiocarbono fueron considerados inaceptables.