Entendiendo el efecto de la madera antigua

Madera

El carbón vegetal y la madera son dos de los materiales más utilizados en la datación radiocarbónica con espectrometría de masas con aceleradores (EMA). Los laboratorios de EMA prefieren datar el carbono del carbón vegetal y la madera por porque estos materiales no requieren pretratamientos complejos. Willard Libby, el pionero en la datación por radiocarbono, identificó el carbón vegetal como el material más fiable para la datación radiocarbónica.

La amplitud temporal y el problema de la madera antigua

La amplitud temporal de un organismo se refiere a su crecimiento total y su periodo de intercambio con la biosfera. La amplitud temporal de una muestra afecta la manera en la que se convierte la edad de radiocarbono en edad de calendario. La amplitud temporal de una madera depende del número de anillos considerados en la datación por radiocarbono. Sin embargo, los fragmentos de carbón vegetal pueden tener una amplitud temporal que no puede ser cuantificada.

Una de las principales suposiciones de la datación por radiocarbono es que cuando un organismo muere deja intercambiar carbono con la biosfera. Si éste no es el caso, como ocurre con la madera, la edad radiocarbónica del organismo no es cero en el momento de su muerte.

Al datar un trozo de madera o carbón vegetal por radiocarbono, el evento datado es el crecimiento del anillo del árbol. Los árboles crecen mediante la adición de anillos, y ellos dejan de intercambiar carbono con la biosfera cuando son cortados. Por lo tanto, la edad de radiocarbono del duramen y la albura de un árbol en particular no será la misma si el núcleo más profundo es significativamente mayor que la albura.

Cualquier muestra de carbón vegetal o madera datada por radiocarbono tendrá una edad aparente que puede tener errores de hasta cientos de años, a menos que se seleccionen especies de árboles o ramas que no hayan vivido mucho.

La edad de radiocarbono de una muestra puede revelar cuándo el organismo estaba vivo pero no cuándo se utilizó el material de este organismo. Debe tenerse en cuenta el problema de la “madera antigua” para evitar conclusiones erróneas mediante la vinculación de los artefactos a los acontecimientos y contextos.

El uso tardío y la reutilización son procesos que también contribuyen al problema de la “madera antigua”. El carbón vegetal o la madera pueden haber sido tratados antes del uso de la madera original de la que provenía la muestra enviada para su datación radiocarbónica. Las maderas duras que son muy resistentes a la descomposición pueden haber sido reutilizadas en otras estructuras en años posteriores.

Es posible que los efectos de estos procesos de deposición no puedan ser cuantificados, pero no deben ser descuidados porque los resultados de la datación por carbono 14 pueden ser demasiado antiguos para el contexto que está siendo datado.